11 abril, 2011

Nueva imagen para los Clàssic


La nueva añada 2010 dels Albet i Noya Clàssic, sale con una nueva imagen para estos tres vinos: Xarel·lo en blanco, Pinot Noir en rosado y Tempranillo en tinto.

Esta gamma viene ahora vestida con una etiqueta más colorida y moderna. La etiqueta de los "clàssic " ha dejado de ser tan tradicional, para pasar a una linea más actual y avantguardista.

Sin duda es una imagen que destaca por su nitidez en haber sustituido los cipreses con plumilla, por unos cipreses en acuarela de "Gerard Medina" y sus colores pastelados, pero brillantes, unos colores que subliminalmente identifican muy bien el producto que hay dentro.
En el Xarel·lo Clàssic, los colores dominantes en verde y unas notas amarillentas, quieren expresar un vino blanco joven, fresco, aromático, con unas notas a flores blancas de almendro, manzana verde, con sabores a confitura y manzana, siendo la genuina expresión del Xarel·lo cuando es vinificado y consumido como vino jóven, mientras que si se consume en su segundo o tercer año incluso cuarto, evoluciona hacía unas notas más complejas, adquiriendo volumen en boca y expresando las notas minerales de los terrunos calcareos como son los Costers de Ordal, la zona donde el Xarel·lo ofrece su máxima expresión.


Los cipreses rosados del Pinot Noir Merlot Clàssic, identifican un vino rosado afrutado, con unas notas olfativas y gustativas de frutos rojos, como las grosellas, las moras, las fresas o las cerezas, que son las banderas des este gran vino rosado del 2010.


La etiqueta del Tempranillo está muy relacionada con el color de este vino en la copa, el Tempranillo tiene aquellos rojos oscuros, de tonalidad muy subida,(especialmente cuando es joven) casi fucsia e incluso dentro de la copa hace algo de corona también violeta que denota la frutosidad que encontraremos en nariz, donde aparecen las notas claras de mora y regalesia, así como cereza confitada, y en boca la sedosidad que encontraremos parece la textura misma del papel de estas etiquetas.


El cambio ha estado siguiendo la línea que tenían estas etiquetas en los años anteriores para que el público pueda identificar fácilmente el vino, pero hemos querido llamar la atención y hacerlos más atractivos a la gente joven que se inician en el mundo del vino, buscando vinos expresen facilmente lo que son tanto visual como en las sensaciones de cata y con una muy buena relación calidad precio.


Así pues la añada 2010, se espera que sea excelente también para estos nuevos clásicos que respiran calidad por los cuatro costados y que apuestan por la modernidad y la juventud tanto de los vinos como la de su público.



Wine in ModerationNota Legal